¿Alguien tiene todas las respuestas?

Jim Miekka nunca ha trabajado en Wall Street y no posee ningún título en finanzas. Pero ha logrado cultivar muchos seguidores entre algunos inversionistas.

Miekka, un escritor de boletines informativos de 50 años de edad, está muy solicitado estos días por un indicador técnico que inventó para predecir los desplomes de mercado. Conocido como “el presagio de Hindenburg”, por el desastre del dirigible alemán de pasajeros en 1937, el indicador se ha convertido en el tema de conversación favorito de programas de entrevistas, blogs y artículos de noticias después de encontrar seguidores en pisos de negociación desde Nueva York hasta Londres.

El Promedio Industrial Dow Jones ha caído 2,5% desde que el indicador fue activado la primera de tres ocasiones el 12 de agosto. La reacción del mercado ha convertido a Miekka, un ex profesor de física ciego, en una renuente celebridad.

“Creo se siente bien ser famoso”, asintió Miekka, desde su hogar en Surry, Maine. “Pero al mismo tiempo me pregunto como funcionará el indicador en el futuro con toda esta atención”.

Miekka diseñó el indicador usando una fórmula que analiza datos incluyendo los niveles de los precios de los valores por 52 semanas y los promedios móviles de la Bolsa de Nueva York. Otros criterios incluyen a un promedio móvil ascendente de 10 semanas del NYSE y un indicador técnico negativo que mide fluctuaciones del mercado. Todas estas medidas deben activarse simultáneamente el mismo día para activar el Presagio de Hindenburg.

Para algunos, todo esto suena como pura charlatanería. Los operadores de Wall Street son escépticos, considerando que el indicador se ha activado muchas veces desde que Miekka lo inventó en 1995, sin que ello haya causado una liquidación masiva en el mercado. De hecho, únicamente el 25% de las veces que el indicador se ha activado, ha sido seguido de una caída significativa del mercado.

La popularidad del Hindenburg por parte de algunos ocurre en un momento de creciente incertidumbre en los mercados y de pronósticos muy dispares. Los inversionistas han mostrado una creciente inclinación por analizar gráficos en busca de pistas sobre la dirección del mercado, especialmente ahora que las acciones aún no adoptan una tendencia definitiva.

“La gente está desesperada buscando a alguien quien tenga todas las respuestas”, señala Jeremy Siegel, profesor de finanzas de la Escuela de Negocios Wharton de la Universidad de Pensilvania.

Barry Ritholtz, presidente ejecutivo de Fusion IQ, una firma de investigación cuantitativa, dice que el presagio de Hindenburg es un indicador que únicamente ve al pasado y no considera la causalidad. Ritholtz lo llama “pornografía de recesión”, y asegura que a los inversionistas les atraen los comentarios pesimistas y las teorías de la conspiración durante los mercados inestables.

Miekka ignora estos comentarios y advierte que la aparición de tres presagios de Hindenburg este mes no es una buena señal, especialmente ya que varias apariciones seguidas tiende a anunciar caídas más significativas. Miekka dice que es posible que el mercado caiga 20% desde que el indicador se activó por primer vez hace dos semanas.

“Es como una nube tipo embudo”, acota Miekka. “No siempre vienen tormentas con cada nube embudo, pero ahora que hemos visto varias nubes embudo, definitivamente creo que quiero quedarme en el sótano”.

Miekka entró al mundo de las acciones luego de dañarse la vista mientras realizaba experimentos en una mina de Massachussets donde buscaba mejorar la extracción de minerales de la roca. Miekka quedó ciego luego de complicaciones con una operación de ojos seguida de una explosión de químicos con los que trabajaba.

Cuando se recuperaba, Miekka comenzó a escuchar programas de televisión que se concentraban en las inversiones y a poner su dinero en el mercado.

Inventó su primer “sistema” de compra y venta en 1989. Ahora trabaja con varios indicadores nuevos, como la señal de compra de cinco días basada en los patrones de compra y venta de dos promedios de mercado de los últimos 25 años.

Miekka publica el reporte “Sudbury Bull & Bear” y dice que su indicador más reciente ha sido “muy efectivo”, pero aún se reserva el nombre y los promedios.

A pesar de la publicidad alrededor del presagio de Hindenburg, su boletín de inversión, que tiene apenas 100 suscriptores, no ha tenido tanto éxito. Miekka dice: “He recibido quizá cinco o siete llamadas y un solo suscriptor”.

Autor: Steven Russolillo y Tomi Kilgore. WSJ.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: