La RSE y la naturaleza de los egresos en el modelo

¿Cuál es la esencia de la RSE? Es un servicio que le presta la empresa a la comunidad en la que vive, y de la cual vive. No es una prestación, por cuanto es de carácter voluntario; no hay una autoridad exigiendo. Teóricamente, deriva de un acto de responsabilidad y compromiso de la empresa para con aquellos que son su sostén, llámese comunidad en la forma de un mercado consumidor de sus productos.

¿Es un acto de justicia? En un sentido estricto, no lo es. Obviamente hay corrientes que postulan el carácter justiciero del concepto y las medidas derivadas de la RSE, pero creemos que tales posturas nacen de sentimientos y emociones revanchistas o reivindicacionistas. Si se analiza bien, no existe obligación alguna de la empresa de prestar tales servicios por cuanto no es ni su papel ni está en sus objetivos el prestarlos. ¿A quién le correspondería? El Estado, en su papel de normador, regulador y controlador de las relaciones contractuales entre los otros dos participantes del hecho económico, la demanda (la comunidad) y la oferta (la empresa). Entonces ¿por qué la empresa lo hace? Desgraciadamente, El Estado no ha cumplido ninguno de sus papeles a cabalidad, lo que ha permitido que los otros dos participantes abusen de sus posiciones creando situaciones que en algunos casos llega a lo insostenible, como por ejemplo, el trabajo infantil o las depredaciones al medio ambiente. ¿Toda la culpa y responsabilidad es del Estado? A nuestro juicio, sí lo es. Para que cumpla su papel, los otros dos participantes pagan impuestos. En algunas legislaciones el Estado reconoce su falencia permitiendo que los egresos hacia la RSE sean deducidos de los impuestos, pero no es el caso general. Lo general es que el Estado mire hacia otro lado, la comunidad reciba sin tener plena conciencia del por qué, y la empresa haga gastos sin mayor motivación.

La RSE le significa egresos a la empresa. ¿Son un costo? Técnicamente, no. Tampoco es un gasto. Esos egresos deberían ser calificados como un adelanto de dividendos para los propietarios de la empresa, bajo la lógica de que el dueño hace lo que le venga en ganas con su dinero, y si lo quiere donar, pues que lo done. Hay argumentos que hablan de que esos egresos son gastos de comercialización por el impacto que tienen en las ventas. Estos argumentos razonan en que existe una especie de sentimiento de agradecimiento por parte de la comunidad, que hace que ella “devuelva” con mayores compras. Si se analiza, no hay ninguna razón válida para justificar que ese agradecimiento existe y se transforma en dineros hacia la empresa. En el fondo de la motivación de compra, no hay regalo que haga que elijamos un determinado producto si no consideramos que nos da Valor.

¿Conclusión? Las empresa pueden donar lo que deseen por concepto de RSE, pero en realidad lo que hacen es adelantar los dividendos devengados por los dueños. De ninguna manera podemos pensar en esos egresos como egresos operativos. Es otra manera de gastar la plata de particulares.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: