Conceptos del zen para Directivos 3

La realidad nos invade en forma de información. El canto de un pájaro, el ladrido de un perro, el grito asirado de papá o del jefe, todo es lo mismo: informaciòn. Nosotros le agregamos opinión, agradable o desagradable, y así adecuamos nuestra reacción. Por eso podemos cambiar, porque actuamos dentro de nosotros.

Las cosas son como son; el perro siempre ladrará guau. Pero podemos ponernos un conversor que transforme el guau en pío. Siempre podremos cambiar. Lo importante es tener la consciencia y el entrenamiento para analizar nuestros pensamientos e identificar lo que realmente son las cosas. A partir de ahí, podemos diseñar nuestro cambio.

Estamos llenos de opiniones y en función a ellas desarrollamos nuestra vida. El zen consiste en llegar a la esencia de las cosas, a sentir. Lo hacemos corrientemente pero no nos damos cuenta de que tenemos esa capacidad. Un paisaje complejo (rio, árboles, flores, piedras, etc.) lo tildamos de bello ¿Por qué? Porque no perdemos tiempo en analizar cada componente sino el conjunto. No pensamos río lindo, piedra fea. ¿Qué tal si llegamos a desarrollar esa capacidad y nos dedicamos a vivir sintiendo, sólo sintiendo, en lugar de juzgar? Eso es zen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: