El sentido del Presente, o el “aquí y ahora”

El “aquí y ahora”. Mucho se habla de este estado, sobretodo en los nuevos enfoques religiosos y místicos: ser feliz aquí y ahora es la fórmula. Pero este concepto no es ni nuevo ni es místico. El gurú de la gestión, Peter F. Drucker, lo describió magistralmente al referirse al ámbito empresarial: “Un elemento importante en el diseño de la empresa ideal es el establecimiento del período que constituye el “presente” adecuado para una empresa cualquiera; éste varía grandemente”. (La gerencia efectiva).

Muchos interpretan este concepto bajo el ámbito temporal: aquí y ahora es… aquí, en esta sala, y ahora, en este preciso momento. Hace un minuto, ya fué pasado. No es así: el aquí y ahora es un estado, una situación, no una posición. La vida se mide por períodos entre hitos importantes, no por el reloj. Para lo cuántico, el reloj no vale, y nosotros somos organismos cuánticos. Nuestro “aquí y ahora” puede durar todo lo que sea necesario para que cambie una situación definida por un hito. Por ejemplo, puede durar mientras no cambie nuestra situación de pérdidas por haber incursionado equivocadamente en determinado segmento de mercado, o mientras no reemplacemos el trabajo que perdimos. Imaginemos la vida como una sinusoide; el aquí y ahora será el período comprendido entre dos niveles superiores de onda (la medida de la frecuencia, en física) y puede durar todo lo que querramos… o seamos capaces de hacer durar antes que el cambio vuelva a ejercer su influencia sobre nosotros. A veces los errores duran años en subsanarse, y mientras estemos bajo el influjo del error, estaremos viviendo nuestro “aquí y ahora”.

Hay personas en las que el “aquí y ahora” les dura toda su vida terrenal. Son aquellas presas de las creencias, las que se dejan llevar por los paradigmas y no los cuestionan; aquellas personas inmunes al cambio. Son las que no toman la vida como una aventura sino como una posición ganada que hay que defender; y muchas veces ni siquiera son las que la ganaron, sino simplemente administran una herencia, ya que el esfuerzo lo hizo otro.

Saber identificar el “presente” nos hará fuertes porque nos permitirá enfocar nuestros esfuerzos y nuestros recursos en lo que en esos momentos se constituye en nuestro negocio: mantenerse, crecer, o sobrevivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: