¿Cómo nos ayuda el budismo zen en nuestra vida laboral y personal?

Todos tenemos un modelo de vida por el que nos guiamos en el día a día. A veces esos modelos vienen de la experiencia, otras veces de la religión, otras de construcciones propias. El budismo zen es la rama japonesa del budismo, religión universal, no teista, tolerante, que busca el autoperfeccionamiento y la felicidad personal. Como todas, contiene un modelo expresado en las llamadas 4 Nobles Verdades, especie de mandamientos. Estos son:

1.- Existe el sufrimiento, la aflicción, la insatisfacción. Es algo que llevamos dentro porque no siempre vivimos la vida que quisimos vivir. Normalmente vivimos lo que nos imponen los padres, las costumbres, la sociedad en general, y esa situación crea el sufrimiento. Trabajamos en lo que no nos gusta, estamos obligados a juntarnos con personas que no nos son agradables, estamos obligados a obedecer reglas que consideramos tontas o inadecuadas. Para constatar nuestro grado de sufrimiento, debemos adoptar una actitud totalmente objetiva ante la vida. El lema es “la realidad es lo que es y no lo que parece”.

2.- El sufrimiento tiene una causa: el deseo. Sufrimos porque tenemos deseos de ser, de tener, de defender. No nos gusta la identidad que tenemos, luchamos por tener, luchamos por defender. Todo eso, a costa de nuestro Yo. El Dalai Lama tiene una frase muy feliz: los occidentales gastan su salud persiguiende el dinero, y luego gastan su dinero tratando de recuperar su salud.

3.- El sufrimiento puede ser anulado. Existen las vías para hacerlo, y el budismo entrega herramientas para ello. Las técnicas de relajación y meditación persiguen ese fin. En la medida que, con esas técnicas, aprendemos a manejar nuestro deseo, aumentaremos en el grado de felicidad conque vivimos la vida. Aprenderemos a actuar y decidir en forma serena, tranquila, en paz. Anularemos el estrés, que es la expresión del sufrimiento en nuestra cultura.

4.- Los extremos son perniciosos, malos. Tan malo es el dejarse llevar por las pasiones como el anular totalmente la identidad, lo que somos. Existe el Camino del Medio, que nos permite avanzar en el camino del autoconocimiento y la obtención de la felicidad hasta el punto en que nos es cómodo, aceptable, adecuado. Cada cual sabe cuándo es feliz; cada cual es capaz de llegar a ese grado y disfrutar de su vida, de su familia, de su trabajo.

Para avanzar en el Camino del medio existen 8 directivas éticas y comportamentales que seguir, llamadas el Óctuple Sendero, y que se refieren a la manera como interactuamos en la vida:

  1. Comprensión correcta (conocer y entender objetivamente la vida y nuestro entorno)
  2. Pensamiento correcto (evitar los deseos, el odio, los pensamientos negativos)
  3. Palabra correcta (hablar lo justo y necesario, no mentir)
  4. Acción correcta (no matar, robar, herir, violar, etc.)
  5. Ocupación correcta (ganarse la vida de forma digna, sin hacer daño a otros)
  6. Esfuerzo correcto (detectar y recanalizar los malos instintos y enfatizar los buenos. Adquirir buenas actitudes)
  7. Atención correcta (estar consciente de nuestra externalidad, de nuestros pensamientos, emociones, reacciones corporales)
  8. Concentración correcta (relajarse y meditar con aplicación, sin desear más que el propio despertar)

El zen se practica a través de la relajación y meditación, y de la observancia de las 4 Nobles Verdades, y de las normas del Óctuple Sendero. La persona que practica el zen logrará un estado de paz interior que le permitirá aumentar sus capacidades sociales y laborales, y por ende el éxito en lo que se plantee.

Los conceptos y enseñanzas del zen, aunadas a la técnica del coaching, permiten contar con una poderosa herramienta de análisis y tratamiento de los estados alterados por el estrés. Es el llamado Zen Coaching.

El zen, aplicado al arte, a la arquitectura, al diseño, ha dado origen a la tendencia minimalista, que se caracteriza por ir a la esencia de las cosas en el mundo en que vivimos.

Anuncios

2 comentarios so far »

  1. 1

    Jorge Mendoza said,

    Refiero por pertinentes al tema algunas frases de Epicuro escritas en el siglo 3o A.C. :

    – La felicidad y la dicha no la proporcionan ni la cantidad de riquezas ni la dignidad de nuestras ocupaciones ni ciertos cargos y poderes, sino la ausencia de sufrimiento, la mansedumbre de nuestras pasiones y la disposición del alma al delimitar lo que es por naturaleza.
    – El hombre es infeliz, ya por el temor, ya por el deseo ilimitado y vano. Quien a esto ponga brida puede procurarse la feliz sabiduría.
    – Si quieres hacer rico al sabio, no aumentes sus riquezas sino limita sus deseos.

    Y otra buenisima sobre la ley:
    – Las leyes están establecidas para los sabios, no para que no cometan injusticia, sino para que no la sufran.


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: