Cómo reducir costos

Existe la falsa creencia en que reducir costos es cortarlos. La mayoría de los empresarios tiene ese comportamiento: ante lo que definen como una crisis cortan costos, despiden gentes, eliminan inversiones. Muchas veces esas medidas son boomerangs que lo unico que logran es que los costos escalen a niveles superiores a los de antes de la decisión. Despedimos al maestro Juan porque tiene un salario alto y lo reemplazamos por Pedro que gana la mitad, y creemos estar ahorrando; la realidad muestra que Juan ganaba su salario, considerado alto,  porque mantenía un nivel de desperdicios en un 1% mientras que “el ahorro”  Pedro, por su inexperiencia, lo llevará al 10%. ¿Es eso reducir los costos? Sin embargo, así lo interpretamos, y con todos los elementos del costo.

En la Reducción de Costos operan 3 principios básicos, que el analista de costos deberá seguir so pena de cometer errores como el indicado. Estos principios están probados en nuestra práctica diaria de la Consultoría, justamente en esta especialidad, y todos los programas que se diseñen deben ajustarse a ellos:

Principio 1: reducir un costo es disminuir la proporción del costo en el ingreso que genera. No es cortarlo. Esto significa que, muchas veces, para reducir un costo hay que gastar más. Por ejemplo, en Publicidad pasar de un estado de un 3% de las ventas anuales a un 1% anual. ¿Cómo lo hacemos? Si cortamos el gasto en Publicidad, las ventas bajarán más aún. Lo que debemos es aumentar el gasto para disminuir el costo. ¿En cuánto aumentarlo? Eso dependerá de la Elasticidad Publicidad/Ventas del caso en particular.

Principio 2: No fijarse en el efecto sino en la causa. Los costos de mantenimiento aumentaron… ¡gran escándalo! Sí, aumentaron, pero ¿por qué? Muchas veces es a causa del empresario mismo, que por cualquier razón no quiso o no pudo gastar en mantenimiento preventivo en su momento. Atacar la causa nos permite reducir los costos; el efecto debe ser considerado como una señal simplemente.

Principio 3: Usar la herramienta adecuada y pertinente. Tendemos a usar la Contabilidad para ver dónde reducir… y eso equivale a clavar clavos con piedras en lugar de martillos. La Contabilidad no se hizo para analizar sino para registrar. Si queremos reducir los costos de formulación de raciones en pecuaria, en porcinocultura, no debemos usar la Contabilidad sino la Programación Lineal, el Simplex que incluso encontramos entre las opciones del Excel. Una razón muy importante en el fracaso de las campañas de reducción está en el uso de las herramientas inadecuadas, que nos llevan a tomar decisiones también inadecuadas.

La Reducción de Costos adquiere cada vez más preponderancia en la gestión de organizaciones, y se constituye en una especialidad de la ingeniería.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: